Reflexiones, Artículos y Más

¿QUIÉN TIENE LA RAZÓN: EL DOGMATISMO ECONÓMICO, LA IDEOLOGÍA POLÍTICA, LOS POPULISMOS O EL SENTIDO COMÚN Y LA EMPATÍA?

Estas últimas semanas la agenda política se ha centrado básicamente en un debate ideológico relacionado con las pensiones y las AFP y decidí meterme en un campo que no domino, pero siento que es importante dar una mirada ciudadana sobre el tema.

Lo primero es separar de este análisis la mirada ideológica que tiene cada uno, ya que mientras la derecha más tradicional cree que si se aprueba  el proyecto que autoriza que los cotizantes puedan retirar el 10% de su fondos para enfrentar la crisis, es el principio del fin del sistema de AFP, para la izquierda es la única oportunidad que va a tener para destruirlo.

Al medio vemos algunos parlamentarios de RN que proponen el retiro de el 10% como la gran solución al problema que afecta a miles de familias de clase media que lo están pasando muy mal.

El Gobierno por su parte, esta semana lanza una serie de medidas para apoyar a la clase media, medidas que todos sabemos son insuficientes y que prácticamente es un saludo a la bandera ya qué hay una dependencia directa con la banca y son ellos quienes finalmente van a decidir si entregan los créditos o no.

La banca ha aparecido asumiendo que va apoyar las medidas del Gobierno, sin embargo, en la práctica, no lo han hecho y el mejor ejemplo ha sido el crédito COVID 19 para las PYMES que no ha beneficiado a más del 15% de las pequeñas empresas dado que no cumplen con los requisitos de los bancos.

Volviendo al tema de la propuesta de parlamentarios RN, si creen que su propuesta solucionará el problema de fondo y que la izquierda por más que prometa que esto es por única vez, utilizará este argumento para ir mermando el sistema cada vez que pueda. Es insólito creer que la izquierda se va a quedar tranquila es como creer en los cuentos populares chilensis “préstame luca y te la pago mañana” o el “voy y vuelvo” o el más ordinario”.

Todo lo anterior, da mucha rabia, impotencia y pena, porque una vez más la clase media, es decir, los profesionales jovenes, los técnico-profesionales entre 40 y 60 años, los taxistas, los pequeños transportistas, los pequeños comerciantes y los emprendedores van a quedar botados porque la clase política no es capaz de buscar salidas reales y efectivas para ayudarlos.

No soy economista, no tengo la expertis en el área para proponer soluciones concretas pero tengo la sensibilidad y el sentido común para entender que lo que están haciendo es vergonzoso.

El sobreendeudamiento de las familias de clase media es altísimo, la cesantía donde más esta afectando es en los profesionales entre 40 y 60, emprendedores que han fracasado en sus negocios por falta de liquidez y los técnico-profesionales. Ellos jamás han recibido una ayuda del Estado porque están por sobre la barrera de la clase media baja y su ficha de protección social está por sobre el limite para acceder a estos beneficios.

PESE A LO ANTERIOR, NADIE DICE O HACE NADA. La pregunta es ¿POR QUÉ? Fácil, porque los únicos que no se han visto afectados por esta crisis son los empleados públicos porque reciben todos los meses su sueldo del Estado y les importa un carajo lo que le pase al resto. Dudo que alguien me pueda decir lo contrario, porque todos sabemos que el Estado jamás dejara de pagar los sueldos a sus funcionarios. Es decir, la clase política se blinda ante esta crisis y se da el lujo de no ayudar a los que hoy están desamparados, la clase media.

Efectivamente la reactivación económica es la mejor solución para estas personas, ya que disminuiría la cesantía y habría mayor liquidez. Sin embargo, mientras ello no ocurra, hay que hacer algo, pero para eso debemos dejar de lado los populismos, las ideologías políticas y el dogmatismo económico y tengo mis serias dudas que eso vaya a ocurrir.

Después de leer los párrafos anteriores ¿alguien tiene la esperanza que a esta gente se les va ayudar de alguna manera?

YO Sí, pero debe haber una presión ciudadana muy fuerte para remecer la conciencia de las autoridades.

La soluciones están pero dependen de la empatía, la sensibilidad y generosidad de quienes ostentan el poder y debemos exigir que miren para el lado y vean el Chile real.

Gustavo Hasbún S.