Reflexiones, Artículos y Más

Carta a Bomberos

Que difícil es escribir sobre esto cuando uno es parte de una institución como lo es el Cuerpo de Bomberos de Santiago y por otro lado es parte de la coalición de gobierno.

Voy a partir contando parte de mi historia familiar para que se entienda que uno habla más con el corazón que con la razón

Mi papá, Enrique Hasbún, fue fundador de la Tercera Compañía del Cuerpo de Bomberos de San Bernardo. Su hermano, Eduardo, pasó por muchos cargos en la Primera Compañía hasta ser Superintendente del mismo Cuerpo para culminar su carrera como Tesorero de la Junta Nacional del Bomberos de Chile.

Desde muy chico, cuando se escuchaba la sirena del cuartel, veía a mi papá correr a ponerse su chaqueta de cuero y casco negro para asistir al llamado. Ustedes se imaginarán la imagen de un niño de 6 o 7 años que miraba como su padre iba a un incendio, era como ver a un superhéroe con su chaqueta negra, su toalla blanca y su casco.

Con el tiempo, varios primos también se fueron incorporando a distintas compañías de Bomberos en diferentes ciudades del país, hasta que me tocó a mí.

Sin duda que la sangre tira y un 8 de diciembre del 2000 me fui a presentar a la 16 Compañía del Cuerpo de Bomberos de Santiago a cual pertenezco hasta el día de hoy. Me siento orgulloso de ser parte de esa gran familia que nunca ha estado exenta de problemas, como en todo grupo humano, y haber tenido la oportunidad de dirigir como Director de ella por 4 años. Es una experiencia maravillosa.

Lño anterior lo escribo porque me siento con el derecho y con el deber de decirle al Gobierno del presidente Piñera que no sólo cometieron un grave error en recortar e presupuesto, sino que le dieron una bofetada a los miles de voluntarios que día a día sacrifican sus vidas por los chilenos. Rebajar 1.400 millones de pesos de un presupuesto de más de 60 mil millones de dólares no va a solucionar el problema de la crisis económica. Es más, es un chiste que le rebajen a la única institución pública que tiene funcionarios voluntarios.

¿Por qué no elimino las horas extraordinarias que se pagan por favores políticos en los distintos ministerios? ¿Por qué no despidieron a las cientos de personas que están trabajando a honorarios y que fueron contratadas por favores políticos y no cumplen ninguna función específica? ¿Por qué no bajaron los sueldos de destacados militantes de partidos que ganan más de 6 millones de pesos y que están escondidos para que no les toquen su bolsillo?

Claramente, si quería “recortar y ahorrar” esos $1.400 millones debieron hacerlo de otra manera y no con los Bomberos.

Se nota que no conocen a la institución y menos a los miles de voluntarios que tienen una vocación de servicio honesta y sincera, que jamás han pedido o han esperado algún reconocimiento de la autoridad.

La decepción es gigantesca, la pena de ver como mi gobierno privilegia mantener los sueldos altos de los operadores políticos que están a honorarios, que mantener ese dinero a los bomberos.

Ojalá recapacitaran, cosa que lo dudo mucho porque la decisión ya esta tomada, pero espero que si el dia de mañana llegamos a tener otro mártir en la institución no se aparezcan a lucirse en el funeral y hablar maravillas de nosotros después de lo que hicieron, porque personalmente me voy a preocupar de recordarle que un día como hoy nos dieron vuelta la espalda y nos defraudaron.