Reflexiones, Artículos y Más

Crisis de Colo Colo

Quienes me conocen saben que no tengo filtros y que siempre digo lo que pienso y siento, porque no creo en lo políticamente correcto y menos en el cinismo. Uno debe partir diciendo la verdad aunque ésta a veces duela.

Colo-Colo es el equipo más popular de Chile, debería ser el más rentable económicamente y el más exitoso en lo futbolístico, pero no lo es.

Acá va un pequeño analisis del por qué

¿Cómo partir explicando que la crisis de Colo-Colo tiene varios culpables? cuando me refiero a culpables no es la crisis producto de la pandemia o la crisis económica que nos está golpeando fuerte, sino más bien a personas que han transformado a la sociedad anónima Blanco y Negro, en un proyecto personal que sólo busca una rentabilidad económica en el corto plazo y sin duda, una cuota de poder importante por las características del Club.

Desde el año 2010, con la salida de Ruiz-Tagle y su directorio, los nuevos presidentes de la concesionaria han sido literalmente desastrosos, no sólo en lo futbolístico sino claramente en lo económico. A pesar de no es una obligación ni mucho menos una cualidad o ventaja para administrar el club, sí marca una diferencia que ninguno es ni ha sido hincha de Colo-Colo.

Lo digo porque todos los que amamos el fútbol sabemos perfectamente que la pasión influye directamente en la manera de  cómo se debe hacer un modelo de negocio que conjugue el éxito económico con lo deportivo.

La crisis actual que vive Blanco y Negro no es responsabilidad sólo de Anibal Moza pero claramente es uno de los grandes culpables porque no tiene la experiencia, los conocimientos, el profesionalismo y menos la pasión para dirigir un club como Colo-Colo.

Desde que Moza asumió la presidencia ha actuado como patrón de fundo, actuando sólo, sin escuchar al resto del directorio y menos a sus gerentes, con una agenda personal para perpetuarse en el cargo por la figuración pública que éste genera.

Esto sumado a la crisis social del año pasado, a la pandemia que estamos viviendo y a la crisis económica que que se ha generado producto del Covid-19 nos esta llevando literalmente al despeñadero, es decir, vamos camino a la debacle.

Y aunque parezca una critica muy dura, esto es sólo parte del diagnóstico que esta viviendo la Sociedad Anónima y no se augura una solución en el corto plazo si los accionistas no entiendan que la administración exitosa de los clubes de fútbol en el mundo tienen una cuota importante de pasión. Para dar un golpe de timón hay que tener el cuerpo y el alma en el Club.

La capacidad profesional, los conocimientos, lo deben aportar los técnicos, es decir, los profesionales expertos en administración pero quien lidere a la institución debe ser un hincha de verdad, de esos que van al estadio en las buenas y en las malas, con calor o frío, con lluvia o sin, esos que sufren o vibran todos los fines de semana con el equipo.

La empatía, la sensibilidad, los sentimientos, son parte de la pasión que tienen los hinchas y que debería tener el presidente de  Colo-Colo.

En el fondo, el remedio es fácil, golpe de timón y buscar a quien tengas las características necesarias para liderar al Club y un buen equipo económicoque le permita salir de la crisis en que estamos inmersos, el resto son sólo palabras que se las lleva el viento.